Josep Maria Subirachs

Barcelona 1927 - 2014
“Mi escultura es representativa de mi época. Tiene la contemporaneidad y la calidad que debe tener. Pasará a la historia del arte.”

43 resultados

Biografia

Josep Maria Subirachs (Barcelona, 1927-2014) es un de los más importantes escultores catalanos, quien he evolucionado del expresionismo hacia la abstracción, en un proceso hacia un estilo personal. Con veinte años trabaja en el taller del escultor noucentista Enric Casanovas, cuya influencia es patente en las obras tempranas del artista (aunque la estilización de esas figuras ya apuntaba hacia la que sería su etapa expresionista). En 1951, el Círculo Maillol del Instituto Francés le concede una beca para ampliar estudios en París. De 1954 a 1956 vive y trabaja en Bélgica, donde realiza diversas exposiciones y participa en la Bienal de Amberes. A finales de los años 50 se interesa por el hierro. En la misma época trabaja con otros materiales (bronce, hormigón, gres, madera) tratando de destacar sus cualidades plásticas a partir de la variedad de estructuras, colores y texturas. Entre 1958 y 1960 Subirachs inicia su importante aportación en el campo de la escultura pública. En 1958 se instala Forma 212, la primera obra abstracta emplazada en un espacio público de Barcelona; al año siguiente fue colocado el relieve Las Tablas de la Ley (Barcelona, fachada de la Facultad de Derecho) -realizado en colaboración con el ceramista Antoni Cumella- y en 1960 crea la polémica con otra pieza abstracta situada en plena vía pública: Evocación marinera (1958-1960), Barcelona, paseo de Joan de Borbó. En el mismo período trabaja en el santuario de la Virgen del Camino, inaugurado en 1961 en León, donde realiza las trece figuras monumentales de la fachada, cuatro puertas de bronce y elementos diversos para el interior del mismo templo. Paralelamente Subirachs inicia la etapa que Corredor-Matheos llama de las penetraciones y tensiones, con cuñas y cuñas como elementos plásticos más habituales. Son obras representativas de esta etapa la Cruz de San Miguel (1962, Montserrat) y los monumentos dedicados a Narcís Monturiol (1963, Barcelona), a las víctimas de las riadas del Vallès (1963, Rubí), en Pompeu Fabra (1965, Planoles) y en las Olimpiadas de México (1968, México DF), entre otros. A partir de 1965, Subirachs opta por una nueva figuración caracterizada por la introducción de recursos plásticos como los perfiles continuos formando molduras, las formas torneadas, el juego positivo-negativo y, a partir de los primeros años setenta, la incorporación de elementos pictóricos. Además de una proyección internacional notable, con numerosas exposiciones celebradas y obras emplazadas en ciudades y museos de todo el mundo, cabe destacar la presencia de su producción en toda Cataluña, con innumerables obras monumentales: fachada del edificio nuevo Ayuntamiento de Barcelona (1966–1969), monumento a L'Hospitalet de Llobregat (1975), puerta de Sant Jordi del Palacio del Lugarteniente (1975, Barcelona), relieve de Sant Jordi–Teseo en el palco que une el Palacio de la Generalitat con la Casa de los Canónigos (1976, Barcelona), monumento a Ramon LIull (1976, Montserrat), capilla del Santísimo (1978, basílica del monasterio de Montserrat), relieve Barcelona (1979, estación de Sants, Barcelona), monumento al enderezamiento de la Generalidad de Cataluña (1982, Cervera), monumento a Francesc Macià (1983, Vilanova i la Geltrú), monumento a Pau Casals (1984, El Vendrell), monumento a Salvador Espriu (1986, Santa Coloma de Farners), monumento a Borrell II (1986, Cardona), monumento a Federico García Lorca (1988, Cadaqués), monumento al Milenario de Cataluña (1990, Tarragona), monumento a Francesc Macià (1991, Barcelona). Tras dedicar casi veinte años (1987–2005) a la fachada de la Pasión del templo de la Sagrada Familia de Barcelona, Subirachs considera que su faceta escultórica ha terminado e inicia una nueva etapa en la que el medio de expresión es la pintura. Artista polifacético, además de la creación tridimensional Subirachs se expresa también mediante otras técnicas, como el dibujo, la obra gráfica, la ilustración de libros o la acuñación de medallas.